Libertad es comprensión

Tat sat. Piensas que sabes porque suceden las distintas situaciones, y aún crees que lo sabes mejor cuando se trata de la vida de un otro.
Casi de forma automática puedes dar explicaciones de por qué tu compañero fue ascendido y tu no. O indignarte: como ese hombre lindo está con esa mujer, quien tú no consideras linda! Te puedo asegurar que en verdad no tienes ni la menor idea de cual es la causa real. Claro que dependerá de como tu vives, de tu creencia, la manera en que analizas tu vida y la de los demás.
Desde el karma, sólo si pudieras recordar tus vidas pasadas, aunque sea sólo algunas de ellas, podrías entender la causa de tus vivencias. Deduce que lo mismo corresponde a la vida de los demás.
Si dejáramos de lado el karma y pensáramos en una sola vida, en verdad crees que puedes saber cuanto se ha esforzado alguien durante todos los años de su vida. ¿Conoces todos los desafíos que ha afrontado?
Antes de mirar afuera ¿Tú has entendido todo lo que te ha sucedido? ¿Comprendes los modelos que tienes desde tu familia primaria, los repites? ¿O trabajas o trabajaste en ellos para ser desde tí quien decides ser?
No tengo dudas que la respuesta a estas preguntas las puedes encontrar de manos de un buen terapeuta, si esa es tu forma de ver la vida, vamos, ve, anda, inicia esa terapia de una vez.
Volviendo a la vida espiritual. Necesitas insistir en la comprensión del karma, nada sucede porque sí, nada es castigo ni premio. Todo es aprendizaje y realización,
Karma y Dharma.
Cuando aprendas a amar lo que te ha sucedido y te sucede. Cuando aprendas a amar a tus padres. Cuando aprendas a amarte. Todo será paz.
Ese gran aprendizaje es el que el karma te invita a realizar todos los días, justamente para que te realices y todo sea Dharmico hoy y siempre.